Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Amigdalectomía y adenoidectomía en los niños

¿Qué son la amigdalectomía y la adenoidectomía en los niños?

Es posible que se haya derivado al niño a un cirujano especializado en garganta, nariz y oídos (otorrinolaringólogo) para que extirpe las amígdalas y las adenoides. Esta cirugía se denomina amigdalectomía y adenoidectomía. A menudo, las amígdalas y las adenoides se extirpan en la misma cirugía. Pero en ocasiones, se extirpa solo una o la otra. El otorrinolaringólogo de su hijo hablará de eso con usted.

Las amígdalas son un tejido ubicado a cada lado de la parte posterior de la garganta. Las adenoides están detrás de la nariz y en la parte de arriba de la boca (paladar). Las amígdalas y las adenoides forman parte del sistema inmunitario, un aparato del cuerpo que combate las infecciones y las enfermedades.

¿Por qué podría necesitar mi hijo una amigdalectomía y adenoidectomía?

Los proveedores de atención médica no se ponen del todo de acuerdo respecto a si se debe hacer una amigdalectomía o una adenoidectomía a los niños y en qué momento. Pero estas son algunas pautas que se siguen.

Amigdalectomía

Es posible que se recomiende la amigdalectomía si su hijo tiene infecciones recurrentes en la garganta. Una infección en la garganta implica que su hijo tenga dolor de garganta con fiebre. Quizás tenga las glándulas del cuello hinchadas o una secreción de las amígdalas. Además, es posible que le hayan hecho una prueba de detección del estreptococo que dio positivo. Su hijo tuvo algo de lo siguiente:

  • 7 o más infecciones de garganta en 1 año

  • 5 o más infecciones de garganta en cada uno de los últimos 2 años

  • 3 o más infecciones de garganta en cada uno de los últimos 3 años

También es posible que se recomiende la amigdalectomía si su hijo tiene infecciones en la garganta y algo de lo siguiente:

  • No puede tomar antibióticos o es alérgico a los antibióticos.

  • Tiene episodios de fiebre, llagas en la boca, dolor de garganta y ganglios del cuello hinchados.

  • Tuvo una zona infectada cerca de las amígdalas.

También es posible que se recomiende la amigdalectomía si su hijo tiene algo de lo siguiente:

  • Respiración anormal mientras duerme y tiene las amígdalas agrandadas. Para detectar esta afección, se hace una prueba llamada polisomnografía. Se trata de un estudio del sueño que permite confirmar si hay períodos breves en los que el niño deja de respirar mientras duerme (apnea del sueño).

  • Amígdalas muy grandes que bloquean la respiración por la nariz o causan problemas para tragar.

Adenoidectomía

Es posible que se recomiende la adenoidectomía si su hijo tiene muchas dificultades para respirar por la nariz. También es posible que se la recomiende si su hijo tiene algo de lo siguiente:

  • Infecciones crónicas de los senos paranasales

  • Infecciones recurrentes en el oído medio

  • Una infección crónica con líquido en el oído medio y ya tiene tubos de drenaje

¿Cuáles son los riesgos de una amigdalectomía y adenoidectomía para un niño?

Todas las cirugías tienen riesgos, como sangrado, infección y complicaciones por la anestesia general. Los riesgos de la amigdalectomía y la adenoidectomía son los siguientes:

  • Dolor de garganta prolongado

  • Sangrado excesivo de las amígdalas

  • Daños en los dientes, la laringe, la garganta, el paladar u otro tejido cercano

  • Problemas respiratorios

Después de la cirugía, es posible que su hijo tenga náuseas, vómitos, dolor, deshidratación, dolor de oído o problemas en la garganta o los pulmones.

¿Cómo preparo a mi hijo para una amigdalectomía y adenoidectomía?

Es posible que el proveedor de atención médica o el otorrinolaringólogo del niño quieran hacer algunas pruebas antes de la cirugía. Si su hijo tiene problemas para dormir, podrían hacerle un estudio del sueño.

El otorrinolaringólogo le explicará la cirugía y le responderá todas las preguntas que tenga. Asegúrese de hablar con el otorrinolaringólogo del niño acerca de lo siguiente:

  • Los medicamentos que su hijo no deba tomar antes de la cirugía. Esto incluye los medicamentos de venta libre.

  • En qué momento su hijo debe dejar de comer y beber. Por ejemplo, es común que no deba comer ni beber nada a partir de la medianoche anterior a la cirugía.

  • Cuándo debe acudir con el niño al hospital o al centro médico.

  • Lo que puede esperar y cómo deberá cuidar a su hijo después de la cirugía.

  • Cuándo podrá reanudar el niño sus actividades normales, por ejemplo regresar a la guardería o a la escuela.

Si su hijo se enferma antes de la cirugía, llame al otorrinolaringólogo. Es posible que se deba reprogramar la cirugía.

¿Qué ocurre durante una amigdalectomía y adenoidectomía en un niño?

Es probable que al niño le hagan una cirugía ambulatoria. Es decir que el niño regresará a su casa el mismo día de la cirugía. Por lo general, la cirugía tarda entre 30 y 45 minutos. Le darán un medicamento para que duerma durante la cirugía (anestesia general). Es posible que algunos niños tengan que pasar la noche en el hospital. Por ejemplo, si al niño le ocurre algo de lo siguiente:

  • No bebe bien después de la cirugía.

  • Tiene otros problemas de salud.

  • Tiene complicaciones después de la cirugía, como pérdida de sangre.

  • Tiene menos de 3 años.

  • Tiene apnea del sueño diagnosticada con un estudio del sueño.

En general, la cirugía se desarrolla del siguiente modo:

  • Se le administrará anestesia general a su hijo.

  • Le darán medicamentos y líquidos a través de una vía intravenosa.

  • El otorrinolaringólogo extirpará (extraerá) las amígdalas y las adenoides del niño por la boca. No se hace ningún corte en la piel.

¿Qué ocurre después de una amigdalectomía y adenoidectomía en un niño?

  • Después de la cirugía, llevarán al niño a la sala de recuperación, donde lo vigilarán con atención. 

  • Probablemente su hijo recibirá medicamentos para aliviar el dolor.

  • Una vez que su hijo esté bien despierto, el personal de enfermería lo llevará de regreso a la zona de cirugía ambulatoria.

Su hijo tendrá mucho dolor de garganta durante los primeros 2 días. Puede durar hasta 2 semanas.

Estas son algunas instrucciones para cuidar a su hijo en casa:

  • Procure que su hijo tome bastante líquido. Así ayudará a evitar la deshidratación y a aliviar el dolor. No le dé leche, naranjas ni otros cítricos.

  • Sepa cómo darle analgésicos. El otorrinolaringólogo del niño le indicará que darle. Llame al otorrinolaringólogo si no puede controlar el dolor de su hijo.

  • Dele alimentos blandos y tibios. No le dé alimentos duros ni picantes.

  • Deje que su hijo se mantenga activo mientras esté en casa. Pero debe evitar los juegos bruscos. El otorrinolaringólogo le dirá cuándo el niño podrá volver a todas sus actividades normales.

  • Manténgalo alejado de personas con resfriados u otras infecciones respiratorias.

Lleve al niño a todas las visitas de control con el otorrinolaringólogo. Llame a este médico si su hijo no mejora o si tiene alguna pregunta o inquietud.

Próximos pasos

Asegúrese de saber lo siguiente antes de aceptar que su hijo se someta al procedimiento:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento

  • Los motivos por los que se realiza la prueba o el procedimiento

  • Los resultados que puede esperar y qué significan

  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o del procedimiento

  • Cuándo y dónde le realizarán la prueba o el procedimiento a su hijo

  • Quién realizará el procedimiento y cuáles son sus conocimientos o experiencia

  • Qué sucedería si no le hacen la prueba o el procedimiento al niño

  • Las pruebas o los procedimientos alternativos disponibles

  • Cuándo y cómo obtendrá los resultados

  • A quién llamar luego de la prueba o del procedimiento en caso de tener preguntas o si su hijo tiene problemas

  • Cuánto deberá pagar por la prueba o el procedimiento

Revisor médico: Ashutosh Kacker MD
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith RN MSN
Revisor médico: John Hanrahan MD
Última revisión: 9/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
About StayWell | StayWell Disclaimer