Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Quiste cerebral

Un quiste cerebral es un saco anormal lleno de líquido ubicado en el cerebro. Puede contener sangre, pus u otro tipo de material. En el cerebro, es posible que un quiste contenga líquido cefalorraquídeo (“CSF”, por sus siglas en inglés). Normalmente ese líquido baña y amortigua el cerebro y la médula espinal. Es frecuente que los quistes cerebrales comiencen a formarse antes del nacimiento.

Un quiste cerebral suele ser benigno (no canceroso). Benigno también quiere decir que el crecimiento no llega a otras partes del cuerpo. Sin embargo, aun cuando un quiste cerebral no sea un cáncer, igualmente puede causar problemas. El quiste puede hacer presión contra el tejido del cerebro y causar síntomas, como dolor de cabeza, problemas de la visión o náuseas.

Tipos de quistes cerebrales

  • Quiste aracnoideo. También se conoce como quiste leptomeníngeo. Es un quiste ubicado entre el cerebro y la membrana aracnóidea. Esta membrana es una de las capas protectoras que rodean el cerebro. Un quiste aracnoideo contiene líquido cefalorraquídeo. Este tipo de quistes son más frecuentes en niños, pero también pueden aparecer en adultos. Este tipo de quiste se presenta más en los hombres que en las mujeres.

  • Quiste coloide. Es un quiste lleno de gel. Generalmente se forma en uno de los cuatro ventrículos del cerebro. Los ventrículos son los lugares del cerebro en donde se almacena el líquido cefalorraquídeo. Un quiste puede bloquear de vez en cuando la circulación del líquido cefalorraquídeo. También puede causar dolores de cabeza por posición. Estos pueden presentarse cuando usted está en cierta posición.

  • Quiste dermoide. Es un tipo de quiste poco frecuente. Aparece cuando unas pocas células de la piel quedan atrapadas cuando el cerebro y la médula espinal se forman antes del nacimiento. Este tipo de quiste incluso puede contener células de las glándulas sudoríparas (traspiración) o células de folículos pilosos. Estos quistes suelen aparecer en niños.

  • Quiste epidermoide. También se lo conoce como tumor epidermoide. Al igual que un quiste dermoide, se forma a partir de una porción pequeña de tejido que queda atrapado cuando se forman el cerebro y la médula espinal. Un quiste epidermoide no contiene ni glándulas sudoríparas ni células de folículos pilosos. Crece muy lentamente. Este tipo de quiste generalmente se detecta cuando la persona llega a la adultez.

  • Quiste pineal. Se presenta en la glándula pineal, en el medio del cerebro. Generalmente este tipo de quiste solo se descubre en un procedimiento de exploración por imágenes que se le realiza a la persona por otra razón. Un quiste pineal usualmente no causa problemas. Si crece mucho, a veces puede afectar la visión. Este tipo de quiste puede aparecer en personas de cualquier edad.

¿Qué causa un quiste cerebral?

En muchos casos, un quiste cerebral se forma durante las primeras semanas de crecimiento de un bebé en el útero. En casos poco frecuentes, se puede formar un quiste aracnoideo después de una lesión en la cabeza u otro traumatismo en el cerebro. También es posible que haya una relación entre un quiste cerebral y un tumor canceroso o benigno. En muchos casos, la causa de un quiste cerebral se desconoce.

Síntomas de un quiste cerebral

Es posible que no cause síntomas, a menos que se agrande mucho. Los síntomas dependen del lugar del cerebro en donde está creciendo el quiste. La causa de los síntomas puede ser el bloqueo de la circulación (flujo) normal del líquido cefalorraquídeo. Esto puede aumentar la presión en el cerebro (presión intracraneal).

Los síntomas pueden ser levemente distintos en cada persona, pero pueden incluir:

  • Dolor de cabeza (común)

  • Náuseas y vómitos

  • Vértigo o mareo

  • Problemas auditivos o visuales

  • Dificultades para mantener el equilibrio y caminar

  • Dolor en la cara

  • Convulsiones (infrecuente)

El diagnóstico de un quiste cerebral

Es posible que se detecte un quiste cerebral al aparecer en un estudio de exploración por imágenes que se realiza por otro motivo. En otros casos, es posible que usted tenga síntomas por el quiste. Su proveedor de atención médica primaria probablemente le remitirá a un neurólogo. Este es un médico que diagnostica y trata afecciones del sistema nervioso central. O quizá le remita a un neurocirujano. Este es un médico que hace cirugías en el cerebro o la médula espinal.

Su proveedor de atención médica le preguntará acerca de su historial médico y síntomas. También le realizará un examen físico. Este puede incluir un examen neurológico. Es posible que se realicen estudios de diagnóstico por imágenes para observar el cerebro. Podría usarse un medio de contraste (tinte) para ayudar a obtener una imagen con más detalles. Estas pruebas pueden incluir:

  • Tomografía computarizada. Es un examen que utiliza una serie de radiografías y una computadora para crear imágenes del interior del cuerpo. Es posible que este tipo de exploración se realice en su cerebro y médula espinal.

  • Resonancia magnética. Esta prueba usa grandes imanes y una computadora para crear imágenes del cuerpo. Las exploraciones de imágenes por resonancia magnética de su cerebro y médula espinal se pueden realizar para obtener más información sobre el quiste y los tejidos cercanos.

Es posible que con el paso del tiempo se hagan más exploraciones para saber si el quiste está creciendo.

Tratamiento de un quiste cerebral

Si el quiste es pequeño, no está creciendo, y no es probable que cause síntomas, probablemente su proveedor de atención médica le recomiende vigilarlo. Esto se hace con pruebas de diagnóstico por imágenes a través del tiempo. Si usted presenta síntomas, es posible que necesite una cirugía para extraer el quiste. El tratamiento puede variar según el tipo de quiste.

 

Llame al 911

Llame al 911 si presenta cualquiera de estos síntomas:

  • Dolor de cabeza repentino y muy fuerte

  • Convulsiones

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Náuseas y vómitos

  • Vértigo o mareo

  • Problemas auditivos o visuales

  • Dificultades para mantener el equilibrio y caminar

  • Dolor de espalda y piernas

  • Entumecimiento (adormecimiento) y hormigueo en los brazos o las piernas

Revisor médico: MMI board-certified, academically affiliated clinician
Revisor médico: Turley, Ray, BSN, MSN
Última revisión: 8/1/2017
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
About StayWell | StayWell Disclaimer