Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

¿Qué es la ablación por radiofrecuencia de tumores hepáticos?

La ablación por radiofrecuencia (RFA, por sus siglas en inglés) es una manera de tratar tumores hepáticos pequeños. Este tratamiento usa calor para matar las células cancerosas. Se envía un tipo de onda de radio hasta el interior del tumor hepático por medio de cables (electrodos). La onda genera calor que mata las células del tumor sin dañar demasiado las células sanas a su alrededor.

Contorno de un hombre donde pueden verse el sistema digestivo y el hígado.

 Cómo se pronuncia

RAY-dee-oh-FREE-kwen-see uh-BLAY-shun

¿Por qué se tratan los tumores hepáticos con RFA?

La ablación por radiofrecuencia se puede realizar si no puede hacerse una cirugía del hígado. También puede llevarse a cabo junto con la cirugía. Suele realizarse si tiene una cantidad pequeña de tumores en su hígado que no superan determinado tamaño (hasta tres centímetros de ancho).

¿Cómo se tratan los tumores hepáticos con RFA?

El tratamiento se hace en un hospital y tarda de una a tres horas. Durante el procedimiento:

  • Se le administra un medicamento (anestesia) para relajarlo o dormirlo durante el tratamiento. Se usa una aguja fina para administrar el medicamento insensibilizador en la piel de la zona a tratarse.

  • El proveedor de atención médica hace un corte (incisión) pequeño en su piel. En algunos casos, realiza varios cortes e introduce un tubo largo y delgado con una cámara y luz diminutas en un extremo (laparoscopio) a través de uno de estos cortes. Esto permite al proveedor observar dentro de su cuerpo. En otros casos, en cambio, es posible que el proveedor haga un corte grande.

  • Introduce una sonda similar a una aguja a través del corte y hasta el hígado. Esta sonda puede tener uno o varios electrodos.

  • Para guiar la sonda hasta el tumor, se usa una prueba de exploración por imágenes como una ecografía, una resonancia magnética o una tomografía computarizada.

  • Cuando se llega al lugar correcto, se envían ondas de radio a través de los electrodos. Así, se genera calor que mata las células del tumor. Esto se repite con cada tumor.

  • Luego, se retiran los instrumentos y se cierran las incisiones en la piel con puntos (suturas).

  • Después del tratamiento, es posible que pueda irse a su casa, o tal vez deba quedarse en el hospital por una noche o más.

Riesgos del tratamiento de tumores hepáticos con RFA

  • Problemas relacionados con la anestesia

  • Quemaduras en la piel

  • Hemorragia

  • Filtración de bilis del hígado

  • Infección

  • Coágulos de sangre

  • Daño a órganos cercanos como, por ejemplo, la vesícula biliar, los conductos biliares, los intestinos o el diafragma

  • Daño a los vasos sanguíneos cercanos

  • Absceso hepático (una bolsa de pus que se forma en el hígado)

  • Dolores, fiebre, escalofríos y molestias estomacales (náuseas) durante varios días a semanas (denominado síndrome de postablación)

  • Necesidad de repetir el procedimiento

Revisor médico: Kimberly Stump-Sutliff RN MSN AOCNS
Revisor médico: Lu Cunningham RN BSN
Revisor médico: Richard LoCicero MD
Última revisión: 6/1/2019
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
About StayWell | StayWell Disclaimer